La Voz de la Sierra

Noticias de la Sierra de Madrid

Editorial | Okupas y expolíticos

La reciente caída en desgracia de Unidas por Collado Villalba, que perdió no solo la batalla judicial contra la Oficina Antiokupación, sino también la confianza de los votantes en las elecciones del 28 de mayo, es un recordatorio de que la realidad puede ser más amarga que la ficción.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº8 de Collado Villalba no solo ha declarado el sobreseimiento de la denuncia presentada por la marca local de Podemos, sino que prácticamente le ha dado una palmada en la espalda al Ayuntamiento por su gestión. Parece que los únicos que viven en un mundo paralelo de “posibles irregularidades” son los exconcejales de Unidas, quienes, al parecer, no pueden distinguir entre la realidad y sus propias fantasías políticas.

El veredicto judicial, fruto de una denuncia que se interpuso en plena campaña electoral para enturbiar la cita con las urnas, se suma a su derrota el pasado mayo. Perdieron todos los concejales que tenían en Collado Villalba, como si los votantes hubieran decidido desalojarlos tan eficientemente como la Oficina Antiokupación desalojaba a los okupas.

Quizás Podemos, o lo que quede de ello en Villalba, debería considerar cambiar su estrategia política y centrarse en algo en lo que realmente destaquen, porque, hasta ahora su desempeño en la defensa de la propiedad privada y en las elecciones ha sido tan decepcionante como su argumentación judicial.

Tal vez deberían abrir una “Oficina Anti-Fracasos” para asesorarse a sí mismos, aunque, viendo su historial, es probable que también terminen ocupando ese espacio con sus propios errores.