La Voz de La Sierra

Noticias de la Sierra de Madrid

La cepa británica se cobra la vida de 11 ancianos de una residencia de Becerril de la Sierra

La cepa británica del coronavirus se ha cobrado la vida de once residentes en un centro de mayores de la localidad madrileña de Becerril de la Sierra. Los datos que ha ofrecido el viceconsejero de Salud de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, apuntan a un brote detectado el 7 de enero que ha afectado a todos los residentes y a buena parte de los trabajadores.

Las investigaciones apuntan a que fueron precisamente dos empleados los que llevaron los contagios a esa residencia. Se trata del primer brote significativo de la variante británica detectado en un centro de mayores en nuestro país.

Los residentes habían recibido la primera dosis de la vacuna pero parece claro que no dio tiempo a que hiciera efecto la inmunidad que puede prestar.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha informado de que en la actualidad en España se han notificado 350 casos confirmados de la variante británica, si bien ha estimado que los casos sospechosos pueden suponer entre un 5% y un 10% del total de casos confirmados.

En su primera intervención en el Congreso como ministra de Sanidad en una comisión extraordinaria para dar cuenta de la tercera ola del coronavirus, Darias ha asegurado que las próximas semanas serán claves «y determinarán si la variante va ocupando poco a poco el espacio como ha ocurrido en otros países».

La virulencia de la tercera ola está provocando un fuerte aumento de la mortalidad y los contagios en las residencias de ancianos. Más de 700 mayores han muerto en los últimos siete días y cerca de 13.700 tienen el virus activo en estos momentos, casi un 30% más que el viernes pasado.

No obstante, la tercera parte de estos contagios está localizada en una única Comunidad, la Comunidad Valenciana. La única buena noticia es que la mortalidad en los geriátricos está aumentando a un ritmo menor que fuera de estos centros, algo que no había sucedido hasta que llegaron las vacunas.

El número de fallecimientos en las residencias en la última semana ha aumentado un 23%, mientras que la mortalidad por COVID en toda España ha crecido casi un 40%. Desde el inicio de la pandemia, había sido una constante que entre el 50 y el 60% del total de fallecidos por COVID en España fueran ancianos de residencias.

Autor de la noticia