La Voz de la Sierra

Noticias de la Sierra de Madrid

Aprobada la licitación del nuevo contrato de servicio de recogida de basuras en Torrelodones

En el pleno extraordinario celebrado hoy, 29 de febrero, se ha aprobado la licitación del nuevo contrato de basuras en el que se especifican las condiciones para el servicio de recogida de residuos y limpieza del municipio. El presupuesto de licitación es de 24,6 millones de euros y el contrato es de ocho años, prorrogable dos años más. Este nuevo pliego de la recogida y punto limpio ha sido aprobado únicamente con los votos del Partido Popular y Vox, con la abstención del Partido Socialista y Vecinos por Torrelodones.

El concejal de Medio Ambiente, Javier Tato, ha defendido que se trata del contrato «más ambicioso» de Torrelodones de los últimos años y está basado en la Ley 7/2022 de Residuos y Suelos Contaminados para la Economía Circular. El objetivo es «reducir los residuos y concienciar al ciudadano sobre las ventajas del reciclado», ha manifestado Tato.

Entre las novedades, se encuentra la recogida de podas que pasará a ser tres días a la semana, en lugar de dos, como venía sucediendo en el periodo anterior. Además, el número de contenedores pasará a ser de 1.470, lo que suponen 600 más. Otra de las principales novedades es la recogida de envases que será cinco días a la semana en lugar de tres. También se incrementará el número de trabajadores que pasará de 34 a 47.

Se amplía el barrido manual a sábados, domingos y festivos, y se instalarán 100 papeleras nuevas. Las barredoras de camiones darán servicio los sábados y los domingos, y la ruta de volquetes se extiende también a los sábados y domingos por la tarde.

El municipio ahora tendrá cuatro puntos limpios de proximidad, que estarán ubicados en diferentes zonas, y amplía su horario: ya no estará cerrado los lunes o festivos.

El contrato también prevé añadir un nuevo camión trasera y una trituradora de podas.

Un punto importante que ha suscitado el enfrentamiento entre el Partido Popular y el PSOE es que se sustituirán los actuales contenedores por otros nuevos de un único modelo que solo fabrica una empresa. «No hay ninguna justificación técnica que indique los motivos por los que vamos a seguir atados diez años más al mismo modelo de contenedor», ha reprochado el portavoz socialista, Rodrigo Bernal.

El PSOE, que ha reconocido que el nuevo pliego de la recogida de residuos y punto limpio y limpieza contiene «sustanciales avances», ha criticado la manera de financiación de este servicio que supondrá un aumento de entre 1 y 1,4 millones de euros más cada año, y que, a su parecer, no ha quedado suficientemente clara. «En todo el expediente no se dedica ni una sola línea a explicar cómo se va a financiar el incremento de coste del servicio», ha manifestado el portavoz socialista, que también ha acusado al Partido Popular de incumplir su programa electoral en campaña al comprometerse a «suprimir este tributo municipal». «Los populares cometieron en campaña una irresponsabilidad manifiesta, lo mismo que hicieron con el resto de las promesas fiscales que no van a cumplir, como bajar el IBI un 10%, algo que, dado el estado de las cuentas municipales, es totalmente inviable», sentenciaba Bernal.

Por su parte, el Partido Popular se defendía de las acusaciones arremetiendo contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien acusa de imponer «un tasazo» de basuras a los vecinos de los municipios españoles.

Además, la secretaria general del Partido Popular de Torrelodones, Mercedes García Redondo, ha hecho hincapié en que el Ayuntamiento busca pasar del 72% de materia llevada a vertedero a un 50%, como marca la legislación para el año 2035, pero haciéndolo a partir del año 2029. «Esto supone una colaboración entre Ayuntamiento y vecinos que sabemos que, si algo aprecian los torrelodonenses, es la limpieza», finalizaba la ‘popular’.

Por último, el portavoz del Partido Socialista también ha tenido reproches para Vecinos por Torrelodones, a quienes ha acusado de su falta de previsión en esta materia y su ineficiencia como Gobierno: «En sus últimos cuatro años no implantó la recogida selectiva de residuos orgánicos, pusieron en marcha un servicio de recogida de podas ineficaz, no apostaron por incrementar el reciclaje de residuos y no trabajaron en concienciar a la ciudadanía de la necesidad de reducir la cantidad de desechos que se genera», concluyó Bernal.