La Voz de la Sierra

Noticias de la Sierra de Madrid

Una franquicia de Remax, en el punto de mira por un presunto delito de estafa en Moralzarzal

Cinco familias han presentado una denuncia contra una franquicia de la agencia inmobiliaria Remax. Según adelanta la Cadena SER, en diciembre de 2021, tres hermanos, dos parejas y otras dos mujeres se toparon con una promoción de una vivienda unifamiliar en la sierra de Madrid; oferta que contaba con el aval de una inmobiliaria líder como Remax. El abogado, Daniel Echevarría, asegura que los querellados prometían «diseños novedosos y vanguardistas en una buena zona, a un precio competitivo y con entrega en ocho meses». La querella presenta que los responsables de la franquicia de Remax han abonado más de 185.000 euros sin haber dado comienzo a ninguna construcción pasados ya tres años desde que los afectados suscribieron el contrato y realizaron el primer desembolso.

Los diez implicados «en sus respectivos roles engañaron a los querellantes para que aceptaran acometer la compra de unas parcelas y la construcción de unas viviendas con el único objetivo de hacerse con su dinero. Lo hicieron a sabiendas. Remax es consciente del poder de atracción que tiene en el mercado inmobiliario y lo utilizó para conseguir que los compradores desembolsaran su dinero a cambio de una falsa promesa», continúa la querella.

Cadena SER indica que la sede de la franquicia, que se encontraba originalmente en el centro de Madrid, ha cambiado de ubicación dos veces desde que se descubrió la presunta estafa. La querella señala, también, que la constructora encargada de la edificación de las viviendas había adoptado el nombre de A-Zero «para generar una clara confusión con el estudio de arquitectura A-Cero que construye viviendas de lujo en La Finca de Pozuelo de Alarcón».

El despacho GC Legal, desde donde se ha presentado la querella por estos hechos, asegura que lo que ha ocurrido con estas cinco familias no es un caso aislado: los querellados han llevado a cabo engaños similares en Cercedilla, Robledo de Chavela o Batres. Echevarría ha explicado en declaraciones realizadas a la SER que «Remax pone la marca, Expogroup es el brazo ejecutor de la estafa y Azero, que comparte administradores con la franquicia, las obras». Según afirma, sus operaciones se llevan a cabo «en régimen de autopromoción con unas obligaciones inasumibles para los compradores».