La Voz de la Sierra

Noticias de la Sierra de Madrid

Israel Mariña, cofundador de MCV: «La culpa no es de Mariola; la culpa es de las personas que no saben asumir la situación»

Continúa la agitación interna en MCV Corazón Villalbino a raíz de esa asamblea extraordinaria que le arrebató la dirección del partido a Toral y se la dio a Ramos. El partido, hasta hace sólo unos meses, tenía tres concejales en el Ayuntamiento de Collado Villalba, y había sido la cuarta fuerza detrás de los principales partidos nacionales, por delante incluso de Más Madrid.

En una entrevista que ha concedido a Onda Cero Sierra, Israel Mariña, ex miembro y cofundador de MCV, ha declarado que, a su parecer, «no se han hecho valoraciones basadas en la realidad» en el partido actualmente presidido por Roberto Ramos. Ha señalado la comunicación nula por parte del grupo, que le ha causado innumerables problemas y posicionado de manera negativa en los ojos de los vecinos: no se supo en ningún caso durante la negociación de la legislatura si ellos iban a apoyar o no al equipo de gobierno, no hubo valoración alguna de las elecciones municipales, y se fue un concejal al grupo de los no adscritos sin haber ninguna comunicación de ello.

En un pasado diálogo también con Onda Cero Sierra, Ramos hizo una serie de declaraciones acusando a Mariña de mentir sobre una decisión de marcharse que había tomado con todos. En respuesta, Mariña ha reclamado que se tramitara su baja pero no la de Ramos; pues, teniendo en cuenta que el ahora ex miembro no comunicó ese día 10 de octubre la baja por escrito, técnicamente seguía perteneciendo al partido hasta la próxima época de renovación de la cuota. Aún así, afirma que ni ha querido, ni querría estar en MCV: «la decisión de marcharme la tenía tomadísima», ha revelado.

Mariña ha calificado la posibilidad planteada por Ramos de una alcaldía liderada por Cristina Toral con la colaboración de MCV, Vox y PSOE de «absolutamente inviable». La relación entre MCV y PSOE es, desde hace ya bastantes años, muy complicada. Un acuerdo entre ambos no parece algo probable en un futuro cercano, especialmente considerando el pasado de Toral como integrante del PSOE. Según Mariña, no ha habido voluntad de pactar, hablar y dar un paso al lado, y el MCV «no ha sembrado nada con esos grupos; ha sembrado la discordia permanente», ha declarado.

Ha valorado también que, si no hubieran entrado en juego guerras personales, no habría tanto jaleo político interno. La situación parece ser que, con el tiempo, se va a aclarar; pero queda por ver quién coge el acta al final. La clave va a estar en esa legalidad de la famosa asamblea; serán los servicios jurídicos los que determinarán si, a partir de ahí, el grupo municipal mantiene sus miembros o si se llevará a cabo algún cambio. En lo que se refiere al «transfuguismo» que se ha producido por parte de ciertas personas, que estaban supuestamente apoyadas por Mariola Vargas, Mariña absuelve a la alcaldesa villalbina de culpa y considera que no hay necesidad de que dimita. «Al final la culpa no es de Mariola, la culpa es de las personas que no saben, de alguna manera, asumir la situación», ha afirmado.