La Voz de La Sierra

Noticias de la Sierra de Madrid

Mariola Vargas responde al desafío de Ciudadanos: «no puede ser más listo que los demás, porque mire cómo nos va la vida»

Mariola Vargas, esta mañana en rueda de prensa

La alcaldesa de Collado Villalba, Mariola Vargas, ha salido al paso de la polémica creada por los concejales de Ciudadanos a propósito del túnel. Los cuatro ediles del partido naranja rompieron la unidad del gobierno municipal, ejerciendo acciones por su cuenta tras la sentencia que obligó al ayuntamiento al pago del canon de 2019. Vargas se reafirma en sus palabras de hace dos semanas: «lo que dije es que la sentencia no se iba a recurrir porque costaba un dinero a los vecinos de Collado Villalba que no se merecen pagar intereses y costas además del túnel».

La regidora villalbina ha afeado la conducta a su socio de gobierno. «Bernardo Arroyo dice que todavía no se ha hecho nada. ¡Es que todavía no ha venido firme la sentencia! Quedan 23 años, un mes y 20 días para acabar de pagar el canon del túnel de Honorio Lozano, pues imagínese si encima encarecemos todo esto con un montón de intereses, es el cuento de nunca acabar».

La obsesión de Ciudadanos provoca 315.000 € en costas e intereses

«Tenemos que buscar la forma de no cargar con intereses a todos los vecinos de Collado Villalba y de acabar de una vez por todas con este contrato», continúa Vargas. Lo que pasa es que algunos han erigido en esta es mi bandera y esto lo defiendo yo, solo yo y los demás no» indica apuntando directamente a su primer teniente de alcalde.

Bernardo Arroyo, concejal de contratación y líder de Cs en Villalba

Uno de los anuncios estrella de Ciudadanos en la rueda de prensa celebrada la semana pasada fue la solicitud de un informe al secretario, iniciativa que debe contar con el apoyo de un tercio de la corporación municipal. Vargas ha rechazado apoyarlo: «lo consideró un error, porque este señor, que además dice que es jurista, sabe que con cuatro personas no se puede pedir un informe del secretario». La alcaldesa ha dedicado duras palabras a su todavía socio, Bernardo Arroyo, «no puede ser más listo que los demás, porque mire cómo nos va la vida», en clara alusión a la estrategia fallida impulsada por el concejal de contratación, que costará como mínimo 315.000 euros en costas e intereses.

Objetivo: la nulidad del contrato

Vargas se ha mostrado optimista con un aspecto de la última sentencia sobre el túnel. «Creo que esta sentencia nos abre una puerta por primera vez en la historia, que era ir a la nulidad del contrato y que en ese sentido por ahí vamos a atajar». «La juez, la propia juez, ve que el único que se enriquece con todo esto es el concesionario y eso se llama enriquecimiento injusto», continúa la primera edil. «Es que su señoría entiende que esto es el pago diferido de una hipoteca, pero esto no deja de ser la apreciación de una juez en concreto, pero bueno, nos abre una vía, vamos a intentarlo, vamos a intentarlo, es una posibilidad», puntualiza.

 

Autor de la noticia