10 julio, 2020

La Voz de La Sierra

Noticias de la Sierra de Madrid

SS.MM. los Reyes visitan la Aldea Infantil SOS de San Lorenzo de El Escorial

SAN LORENZO DE EL ESCORIAL- En el sexto aniversario de su coronación, Sus Majestades los Reyeshan visitado hoy la Aldea que la organización Aldeas Infantiles SOS tiene en la población madrileña de San Lorenzo de El Escorial, donde actualmente viven 46 niños y niñas privados del cuidado parental. Don Felipe y Doña Letizia se han reunido con niños, niñas y adolescentes y han visitado un hogar de este centro de acogimiento. Los Reyes han valorado el espíritu de comunidad, solidaridad y voluntariedad que se vive en la Aldea, tan necesarios en el momento de crisis que vivimos.

Su Majestad el Rey, presidente de honor de Aldeas Infantiles SOS, ha querido acercase junto a Su Majestad la Reina a este programa de Aldeas Infantiles SOS para mostrar su apoyo y cariño a la infancia vulnerable y conocer de primera mano cómo han afrontado la crisis sanitaria provocada por la COVID-19. En la Aldea de El Escorial, una de las ocho que tiene la organización de atención directa a la infancia en España, viven 46 niños y niñas privados del cuidado parental con edades comprendidas entre los 5 y los 17 años

Acompañados en todo momento por el presidente de Aldeas Infantiles SOS, Pedro Puig, y el director de la Aldea de El Escorial, Mario Ramos, Don Felipe y Doña Letizia se han reunido con varios grupos de niños y adolescentes con quienes han departido sobre sus vidas, inquietudes y planes de futuro. Estos chicos y chicas, cuyas rutinas no difieren demasiado de las de aquellos que viven con sus familias biológicas, han contado a los Reyes cómo han vivido el confinamiento, que algunos pasaron en casa de sus educadores. Fue una de las medidas adoptadas en la Aldea para hacer frente a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19: varios educadores, de forma voluntaria y siempre bajo el consentimiento previo de los Servicios Sociales, se llevaron a los niños a sus propios hogares con el fin de minimizar el riesgo de contagio.

Asimismo, niños y niñas han transmitido a los Reyes la importancia que se da a la participación en la Aldea, donde sus opiniones no solo se escuchan sino que también se tienen en cuenta, porque laparticipación de la infancia es un derecho reconocido por la Convención sobre los Derechos del Niño.

Los adolescentes han explicado a Sus Majestades cómo transcurren sus últimos años en la Aldea, de la que salen al cumplir la mayoría de edad y cómo, con ayuda de sus educadores, se preparan para ese momento y van planificando su proyecto de vida, adquiriendo habilidades y conocimientos que les van a permitir ser más autónomos, como aprender a cocinar o a gestionar el dinero y el tiempo. En esta etapa, en la que empiezan a darse cuenta de que deben tomar sus propias decisiones, los jóvenes confiesan que sienten incertidumbre y cierto temor ante su inminente salida del que ha sido su hogar. Por eso, Aldeas Infantiles SOS les garantiza, a través del Programa de Jóvenes, un acompañamiento y apoyo continuado más allá de los 18 años.

El recorrido ha continuado con una visita a uno de los siete hogares de la Aldea, donde viven dos grupos de hermanos, siete niños y niñas en total, con su educadora de referencia, Ana. Allí, Don Felipe y Doña Letizia han podido observar qué hace a este modelo de acogimiento especial y diferente. Estos niños crecen sintiéndose queridos y respetados en un ambiente familiar. Viven en grupos pequeños, junto a sus hermanos biológicos, con una figura de referencia, su educadora permanente, y educadores de apoyo. Reciben una atención individual y un cuidado integral, que tiene en cuenta todas las áreas de su desarrollo. “Nuestro objetivo es que estos niños y niñas que se han visto privados del cuidado parental tengan la oportunidad de dar forma a su futuro viviendo en un entorno motivador, protector y comprensivo, donde desarrollen todo su potencial para que se puedan convertir en miembros de la sociedad independientes y activos, en igualdad de derechos y obligaciones que el resto de los jóvenes”, ha explicado Ana a los Reyes.

La visita ha concluido en la cancha multideporte, donde los Reyes han visto una exposición de collages realizados por los niños y las niñas durante el confinamiento, que reflejan cómo lo han vivido y qué aprendizaje se llevan de estos meses: momentos de ocio compartido, lazos de unión que se estrechan y un gran sentimiento de pertenencia a esa familia que es Aldeas Infantiles SOS. Allí Don Felipe y Doña Letizia han recibido dos dibujos de manos de dos niños.

Esta ha sido la segunda visita de Doña Letizia a la Aldea de El Escorial y la primera del monarca. Ambos, que siempre han mostrado una gran sensibilidad por la infancia vulnerable, han seguido muy de cerca la evolución del día a día de estos niños y niñas durante la pandemia. A principios de abril, la organización informó a la Reina por videoconferencia de las medidas emprendidas para hacer frente a la crisis y garantizar el bienestar de los 6.072 niños y niñas que atiende.

Al acto han asistido, entre otras autoridades, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso; la ministra de Educación, Isabel Celáa; la alcaldesa de San Lorenzo de El Escorial, Carlota López y el presidente fundador de Aldeas Infantiles S.O.S. de España, Juan Belda.

Sobre Aldeas Infantiles SOS

Aldeas Infantiles SOS, presente en España desde 1967, es una organización internacional, privada, de ayuda a la infancia, sin ánimo de lucro, interconfesional e independiente de toda orientación política. Se fundó en 1949 en Imst (Austria) y hoy está presente en 136 países. En 2016 fue galardonada con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia.

Su misión es atender a niños y jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad, impulsando su desarrollo y autonomía mediante el acogimiento en entornos familiares protectores y el fortalecimiento de sus redes familiares, sociales y comunitarias. Trabaja para fortalecer a las familias vulnerables, de modo que puedan atender adecuadamente a sus hijos; protege a los niños que se han visto privados del cuidado parental, a los que brinda un entorno familiar protector en el que puedan crecer sintiéndose queridos y respetados, y acompaña a los jóvenes en su proceso de maduración e independencia.

LA VOZ TELEVISIÓN