LOS OKUPAS PEDERASTAS DE EL ESCORIAL ERAN HERMANOS Y DELINCUENTES HABITUALES
Destacada, Noticias

LOS OKUPAS PEDERASTAS DE EL ESCORIAL ERAN HERMANOS Y DELINCUENTES HABITUALES

Uno fue detenido en su vivienda mientras que el otro, cuando se olió a los agentes, se ocultó en el piso de un conocido en Torrejón de Ardoz pero no pudo eludir la acción de la justicia. Ahora los dos están en Soto del Real a la espera de juicio.

EL ESCORIAL. Habían llegado hace varios años a España desde Marruecos. Tenían familiares en la Comunidad de Madrid por lo que tenían claro el lugar donde instalarse. Eligieron Galapagar donde compartían una vivienda alquilada en la calle Guadarrama.

El arraigo familiar les había permitido a estos dos hermanos, de 23 y 25 años, obtener la doble nacionalidad. No obstante, para vivir decidieron elegir el «camino fácil», según explican fuentes de la investigación. Un camino que explotaron siempre en la zona próxima a su vivienda.

Comenzaron trapicheando con drogas pero fueron escalando hasta acumular siete tipos penales por los que fueron detenidos en varias ocasiones sin llegar a entrar en prisión. Robos con Fuerza, con Violencia e Intimidación, Desobediencia y Atentado a Agente de la Autoridad, Hurto, Lesiones y Receptación, son algunos de ellos. De ahí que en los registros realizados por la Guardia Civil no extrañe que aparecieran una escopeta y una pistola simuladas, ocho teléfonos móviles y385 gramos de marihuana y 97 de hachís, entre otras cosas.

El modus operandi que utilizaban estos hermanos para cometer los delitos era similar. Las fechorías que cometían iban siempre acompañadas con la okupación de una vivienda, como en este último caso en el poblado marginal de Navalquejigo situado en la urbanización de lujo de Los Arroyos en El Escorial.

Consiguieron embaucar a los menores de edad gracias a una gran cantidad de drogas. Menores que no se conocían entre sí pero que acabaron trabando amistad de frecuentarse junto a estos dos delincuentes. Son precisamente las descripciones de las víctimas las que consiguieron llevar al Equipo de Policía Judicial de Collado Villalba a la identificación de estos delincuentes. Fuentes de la investigación aseguraron que con los datos aportados por los menores se llegó rápido a los culpables ya que los agentes conocen a la delincuencia habitual de la zona. No obstante no se descarta que pueda haber más víctimas.

Uno fue detenido en su vivienda mientras que el otro, cuando se olió a los agentes, se ocultó en el piso de un conocido en Torrejón de Ardoz pero no pudo eludir la acción de la justicia. Ahora los dos están en Soto del Real a la espera de juicio.

EL MUNDO

1 agosto, 2019

Sobre el autor

VanesaNMR


Deja un comentario