MELCHOR ANTUÑANO RECIBIÓ EL HOMENAJE DE MORALZARZAL
Destacada, Noticias, Portada, Sociedad

MELCHOR ANTUÑANO RECIBIÓ EL HOMENAJE DE MORALZARZAL

El suyo es uno de los primeros «stolpersteine» que se colocan en la Comunidad de Madrid. El primero en una localidad serrana. Desde ayer, 26 de Abril, este vecino de Moralzarzal, asesinado en el campo de concentración de Mauthausen, permanecerá en la memoria de sus vecinos tras el homenaje recibido.

La vida de Melchor Antuñano es como la de tantos españoles de aquella etapa convulsa de nuestra historia: ingresa en el Cuerpo de Carabineros años antes de comenzar la Guerra Civil. Procede de una familia de tradición Carlista, pero cuando en julio de 1936 se produce el alzamiento militar, Melchor está con el gobierno republicano.

En noviembre de 1936, tras una pequeña instrucción en Alcázar de San Juan, el batallón de Melchor del Cuerpo de Carabineros se integra en la III Brigada Mixta, entrando en combate en Las Rozas en noviembre de 1936 y más tarde en Pozuelo, en enero de 1937. 

Los últimos días de febrero de 1937 serán posiblemente los últimos en que Melchor y Damiana estén juntos, momento en el que es engendrado su hijo Melchor. El avance de las tropas de Franco y el curso de la contienda le llevan a combatir en Brunete (julio de 1937), en el frente de Aragón (marzo de 1938) y en la batalla del Ebro (junio de 1938). Según algunos familiares, Melchor es herido en Amposta y consigue comunicarse con su familia desde un hospital de Barcelona.

Acabada la guerra, tras la caída de Cataluña, Melchor cruzará la frontera francesa entre febrero y marzo de 1939, siguiendo el mismo destino que el medio millón de combatientes y civiles que se exiliaron a Francia tras la derrota. El recibimiento en Francia fue muy duro: los refugiados fueron internados en diversos campos de concentración: Argelès-sur-Mer, Le Vernet d’Ariège, Septfonds, etc.

Melchor recala en el Campo de Saint Cyprien-Barcarès, campo que en junio de 1939 albergaba más de 140.000 refugiados.

Melchor escribe a su mujer Damiana, a quién llama cariñosamente “Dami”. Aunque Melchor enviaría alguna carta con anterioridad, la primera carta que obra en poder de sus descendientes está fechada el 16 de agosto de 1939, carta en la que Melchor no se detiene en detalles sobre el hacinamiento en el que viven o el trato que reciben de las autoridades francesas.
Durante este periodo se produce un hecho decisivo que torcerá aún más el destino de Melchor y Damiana. Hitler invade Polonia en septiembre de 1939, y Francia e Inglaterra declaran la guerra a Alemania. Ha estallado la II Guerra Mundial y Francia empieza a prepararse para un posible ataque alemán.
En este nuevo escenario, a finales de 1939 el Gobierno Francés ofrece a los soldados republicanos tres opciones: el retorno a España, integrarse en su ejército (la Legión Extranjera, con destino Argel) o formar parte de las Compañías de Trabajo para preparar la defensa de Francia.
Melchor, como una gran parte de ex-combatientes, decide permanecer en Francia y colaborar en la defensa de Francia ante las amenazas del III Reich. Pero  las tropas de Hitler invaden Luxemburgo, Bélgica y los Países Bajos y, en los primeros días de junio de 1940, destrozan las líneas de defensa francesas en las que los soldados españoles han estado trabajando.
Mauthausen será el campo al que fueron enviados la mayor parte de prisioneros españoles entre agosto de 1940 y diciembre de 1941.  Melchor, con el número de prisionero 3241, muere el 19 de Diciembre de 1941, hecho que se confirma por parte del Ministerio español de Justicia en 1966.
27 abril, 2019

Sobre el autor

LuisDeLaCalle


Deja un comentario