La Voz de la Sierra

Domingo, 25 de Junio de 2017

opinionGuadarrama

Alarma en nuestros bosques

Jonathan Gil Muñoz. Director de ElGuadarramista.com

2015-03-12
enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

Ya se han cumplido 12 años sin que se convoquen oposiciones a agente forestal en la Comunidad de Madrid. Más de una década sin que se de aire a un cuerpo cuya media de edad de sus miembros está por encima de los 49 años; sin que se pueda contar entre los agentes forestales regionales ninguno que cuente con menos de 35 años. Una cuestión, la de la edad, que tiene un gran peso a la hora de desempeñar unas tareas en el medio natural en la que en muchas ocasiones se necesita un físico apto, tanto para desempeñar correctamente las funciones competencia de los agentes forestales como para su propia seguridad. Esta circunstancia, unido al número menguante de efectivos con los que cuentan la policía medioambiental, redunda en una dificultad creciente para proteger nuestro medio natural.

Esta situación que padecen los agentes forestales en nuestra región, y que tiene un especial impacto en la conservación del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, no es única por desgracia en el panorama de aquellos que se encargan de la preservación de nuestro entorno. Ahí tenemos también a los bomberos forestales, que el pasado 1 de febrero recorrieron las calles de Madrid en protesta por los recortes en los presupuestos destinados a la prevención y control de los incendios forestales. Un día antes de esta ‘marea’ miembros del INFOSA, la empresa encargada de apagar los fuegos desde San Martín de Valdeiglesias hasta Miraflores de la Sierra, explicaron en una reunión informativa los nefastos efectos que están trayendo consigo los recortes. Los bomberos forestales pusieron el acento en que no se podían llevar a cabo las oportunas tareas de prevención, dejando a nuestros montes muy expuestos a sufrir incendios.

Si las dos piezas clave en la conservación de nuestra Naturaleza, como son los agentes y bomberos forestales, se encuentran atados de pies y manos para cumplir con sus funciones ¿qué es lo que nos podemos esperar? Pues por desgracia lo que comienza a ser una realidad que muchos no quieren ver; atentados ecológicos que quedan impunes e incendios forestales que arrasan con zonas de alto valor medioambiental, como el que se desató en 2012 en los municipios de Robledo de Chavela y Valdemaqueda. Es decir, que nuestro patrimonio natural queda a merced de los acontecimientos. Tendremos que ir sacando las estampitas para que este verano no veamos ninguna columna de humo sobre nuestros bosques.

enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

Comentarios (0)

Subscríbete al boletín

Recibe todas las noticias en tu correo

Política de privacidad

O recibe las noticias en tiempo real vía RSS

La Voz de la Sierra TV

ver más vídeos
NOTICIAS DE LA SIERRA
Diseño y desarrollo web: Webea Estudio
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando indicas que estás de acuerdo.
Política de cookies +