La Voz de la Sierra

Domingo, 25 de Junio de 2017

opinionCollado Villalba

Atrapados en las redes

Un artículo de Luis de la Calle, periodista.

2015-04-28
enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

Las redes sociales.
Con el paso del tiempo, se han convertido en un medio de comunicación más fuerte que la propia prensa tradicional.
La tecnología se abre paso y la inmediatez se impone.
Facebook, Twitter… Varios toques de tecla y una opinión, una noticia ya está dando la vuelta al mundo. La fuerza de las redes sociales se ha hecho imparable y ahora mismo sería inconcebible nuestra vida sin ellas.
De hecho, nuestros jóvenes alucinan al pensar que la infancia de sus mayores no conocía de estos avances y nos vimos envueltos en el aburrimiento más estricto.

Pero sí. Sobrevivimos a una existencia sin Internet y, por consiguiente, sin Facebook, ni Twitter ni Instagram. Los que superamos la cuarentena (algunos con creces) tuvimos una juventud analógica. La de nuestros hijos es digital.
Lo mejor de todo es comprobar que tanto jóvenes como mayores se han adaptado perfectamente a esta nueva era de la información.
Pase lo que pase en cualquier rincón del mundo, hay un teléfono móvil capaz de captar la imagen de un suceso que en unos segundos ya ha sido vista y compartida por millones de personas.
Nada queda sin registrar, sin relatar.
Hasta los pueblos más pequeños de nuestra comarca han sucumbido. Todos tienen su espacio en las redes sociales. Todos.
Porque quien no esté presente en las redes sociales, quien no tenga su perfil, está perdido. Aislado.
Lógicamente, como todo en la vida, esta faceta de la comunicación actual tiene un pero. Y es que, como en la vida, en ocasiones se pierden las formas.
Porque una cosa es opinar y otra es la falta de respeto hacia los demás.Y de esto saben mucho los políticos.
A día de hoy, no hay ninguno (ministro, diputado, alcalde o concejal) que se vea en algún momento libre, en algún momento, de ser vituperado por alguien en las redes.
Y si quieren una prueba, entren en cualquiera de sus páginas o en la de algún colectivo que englobe a un buen número de ciudadanos. Alguien, en cualquier momento, está dispuesto a la descalificación más o menos gruesa. Y ahora, en tiempo pre-electoral, aún más.La discusión muchas veces abre paso al insulto. La discrepancia a la ofensa. Y se suele terminar como el rosario de la aurora.
No va a servir de nada, pero me atrevo a pedir a todos y cada uno de cuantos utilizamos con frecuencia las redes sociales para hacernos oir que aprendamos a hacer de la cortesía nuestra máxima. Algo que se hace más imprescindible incluso cuando, en la mayoría de los casos, no se conoce a las personas con quienes has entablado una conversación.La opinión de cada uno cuenta y es importante. Pero si esa opinión viene rodeada de palabras gruesas para lo único que puede servir es para que los demás te eliminen de su lista.

enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

Comentarios (0)

Subscríbete al boletín

Recibe todas las noticias en tu correo

Política de privacidad

O recibe las noticias en tiempo real vía RSS

La Voz de la Sierra TV

ver más vídeos
NOTICIAS DE LA SIERRA
Diseño y desarrollo web: Webea Estudio
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando indicas que estás de acuerdo.
Política de cookies +