La Voz de la Sierra

Lunes, 11 de Diciembre de 2017

opinionCollado Villalba

La vulgar y zafia Belén Esteban

Matías Antolín, periodista y escritor.

2015-03-12
enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

Tenía razón Quevedo cuando expresó: “ Todos los que parecen estúpidos, lo son; y además también lo son la mitad de los que no lo parecen”. Vivimos la apoteosis de la mediocridad, la dictadura del morbo, el tontolitarismo del mirón, y muchos personajillos, como los habitantes de la Casa de Gran Hermano, llevan de flor en flor el polen de la alcahuetería y aprovechan cualquier surco para sembrar su pensamiento pigmeo, su inenarrable cretinez, su aroma cotilla casposo. Gran Hermnano VIP me parece patético, alienante, subcultural, deplorable. Todo vale para conquistar audiencia. Que inventen otros. No soporto tanta vulgaridad, chabacaneria, desfachatez, desvergüenza, y demás bajezas de estos necios del cogote que fomentan la incultura de los imbéciles.

Belén Esteban, esa infumable petarda

Cuando me llamaba Paco Rabal por teléfono, y ahora cuando lo hace Joaquín Sabina, me seduce esa voz fumosa y bronquial que acaricia las palabras para decir que en una mujer el corazón no es parte del escote. Mi vida es una servilleta de bar donde apunto aquello que choca con mis ojos y calienta mis sienes; luego lo cuento por escrito. Sé que la vida no es TV, pero la TV es vida. En algunos hogares la tele está siempre encendida, es como el fuego permanente que tenían los romanos. GHVip es telecaspa, donde reina la zafia y vulgar Belén Esteban, sus palmeros, y esa caterva de juguetes rotos cuyo impúdico exhibicionismo provoca el patético voyeurismo de sus millonarias audiencias. Han expulsado de la casa a ocho concursantes, entre ellos la mejor: Ares Teixidor (a la que los falsos y malvados califican de falsa; ¡qué exhibión de cinismo e hipocresía!). Ya sólo quedan Angela Portero, Aguasantas y Chari merecedoras de ser finalistas. Ojalá que Angela sea la ganadora, pero temo que la tropa de belenistas intentarán que gane la princesa de la ordinariez, Belén Esteban, a la que aplauden sus chabacanerías gente como Víctor Sandoval e Ylenia…..Las bocas de estos cantamañanas las prefiero cerradas, pues su halitosis de estulticia es insufrible. Ylenia y la corajuda y malhablada Belén Esteban parecen que se entrenan para ser cada día más vulgares. Ylenia no tapa su sexo, pero también deja al descubierto su seso, su masa encefálica sin levadura de ideas. Estos patéticos seres del postizo y el maquillaje son los nuevos bufones, que no hacen gracia, hacen pena. Estos personajes no protagonizan escándalos, son ellos un escándalo. No estoy contento conmigo al perder el tiempo viendo a Ylenia y Belén, esas muñeconas de plástico y cerebro de silicona, listillas descerebradas que abren la boca con la mente cerrada. Ylenia, es procaz, soez, vulgar, friki, fanfarrona. Una copia de Belén Esteban. Su insolente impertinencia es lamentable. La Esteban usa la forma más rastrera de fomentar los bajos instintos del telespectador. La mayor exhibición de falso cinismo y zafiedad la protagoniza Belén Esteban, esa infumable petarda. ¿Cómo se puede proclamar “princesa del pueblo” a esa muñeca de plástico y cerebro de silicona, a esa bocazas que estercolea por la boca?.

La caspa y su alcahuete

Neorrealismo televisivo llama Jorge Javier Vázquez a lo que yo llamo telecaspa grotesca. Jorge Javier es un alcahuete que manipula todo en “Sálvame” con descaro de sinvergüenza. Este personajeta se da mucho pisto, se infla de ego. Con esa postiza sonrisa de avaro y de cínico y de falso, pregona vino pero vende vinagre. Frunce el arco de ceño y como maestro de ceremonias no se besa porque no puede. Jorge Javier Vázquez me recuerda a una víbora con cataratas, a una cucaracha nada kafkiana…Tiene una postiza sonrisa de avaro, de cínico y de falso. Este Premio Ondas (¡tres señales de la cruz!) padece insolente impertinencia. En el periodismo, como en cualquier otra profesión, siempre habrá gente con un talento natural para camuflar su falta de talento.

Casarse quizá sea disecar el amor, pero ver “Sálvame” o “Gran hermano Vip” es matar el romanticismo y asesinar al amor. Confieso que he bebido en el pub San Francisco, en Jarana ,en Sportbar y en Cervecería La Norteña (los mejores bares de Collado Villalba) antes de empezar a escribir este artículo. Me costaba decir que soy adicto a la basura dialéctica televisada de Belén Esteban y otros prójimos. Funciona el circo de “a mayor zafiedad, mayor audiencia”. Me dice a la oreja zurda el padre de José Tomás (el torero más torero) que "España es intelectualmente mediocre". Sí, soy un español mediocre, amigo de Galapagar. Soy un pensador de taberna. Apago el cerebro y enchufo la televisión. El cerebro no es mi primer órgano en importancia. El chisme agrada, pero el chismoso enfada. La Esteban es una chismosa. Si a mí me dicen, antes de leer “La metamorfosis”, que la novela cuenta la transformación de un empleado de Banca en una repulsiva cucaracha, no la hubiera leído y desconocería el talento de Kafka. Si a mi me dicen que Belén Esteban es tóxica y farsante, no hubiera visto el programa “Gran hermano Vip” y desconocería que esta “princesa” es lo más zafio, barriobajero e inculto que ha parido televisión.

enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

Comentarios (1)

mercedes 2016-04-29

cuanta razón tienes, esta petarda de mujer decía que era una madre coraje, y a estado varios años gastándose el dinero en drogas y después dice que estaba malita, anda y que le den. En cualquier otro trabajo la hubieran echado enseguida del trabajo y en t5 se lo consiente todo ( mal carácter, falta de educación, poca profesionalidad...), hace unos años cuando se drogaba, no entiendo como no la echaron, es patética con el dinero que gana al mes para gastárselo en drogas,¿alguien lo entiende?. y encima ha sacado un libro, que no la ha escrito ella, para más colmo.

Subscríbete al boletín

Recibe todas las noticias en tu correo

Política de privacidad

O recibe las noticias en tiempo real vía RSS

La Voz de la Sierra TV

ver más vídeos
NOTICIAS DE LA SIERRA
Diseño y desarrollo web: Webea Estudio
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando indicas que estás de acuerdo.
Política de cookies +