La Voz de la Sierra

Viernes, 24 de Marzo de 2017

opinionCollado Villalba

Edurne

Luis de la Calle.

2015-03-12
enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

Cuando el próximo 23 de Mayo nos dispongamos a reflexionar el sentido de nuestro voto, una ciudadana villalbina se enfrentará a uno de los momentos más importantes de su vida profesional defendiendo el pabellón patrio en Viena, en el festival de Eurovisión.

No se sabe si es pura coincidencia o es una alineación estelar caprichosa la que ha llevado a Edurne a interpretar una canción titulada “Amanecer” justo ese día previo a unas elecciones municipales y autonómicas. El tiempo lo dirá.

Lo que está asegurada es la audiencia que esa noche arrojará el festival, siempre denostado y siempre ampliamente seguido por todos aquellos que después aseguran no haberlo visto por principios.

La cantinela de las votaciones ya nos la conocemos. Los vecinos que se votan entre ellos aunque se odien desde tiempos legendarios. Que si este año no nos ha votado ni Portugal, que si no sabemos por qué participamos en estas tonterías… Pero tendremos que darnos cuenta finalmente que, gane o no, Edurne, nuestra paisana, la villalbina, saldrá triunfadora esa noche de reflexión. Las simples promociones en las distintas televisiones europeas, la difusión de su video y del resto de su trabajo, le van a venir solas. Y si a su buen hacer le unimos su simpatía y, por qué no decirlo, su belleza, la jugada para ella ha de ser redonda. Y tiene que aprovecharla.

En condiciones normales, una ciudad como Collado Villalba tambien debería aprovechar esta oportunidad.

Si el calendario electoral fuera otro, a una primera autoridad municipal le faltaría tiempo para organizar una concentración festiva en la que seguir paso a paso tal celebración musical para animar en la distancia a tan ilustre paisana.

Pero, aún ignorando por mi parte lo que se considera acto electoralista o no, estoy por asegurar que dicha convocatoria sería protestada por algún colectivo o partido político.

De manera que los ánimos habremos de enviárselos desde casa o desde el bar de turno a Edurne.

Uno ya se había hecho a la idea de una pantalla gigante en Los Belgas. Como en ciertas ocasiones con la Selección.

Sí, de acuerdo. Es solamente un festival de música. Y sí, es Eurovisión. “Sin no vamos a ganar…”

Pero, como dice José Mota en sus geniales programas: ¿Y si sí?

Que esto de los votos es muy caprichoso. ¡Qué les voy a contar viendo las encuestas!

¿Y si Edurne va y da la campanada?

Sería triste no estar preparados para dar botes de alegría sobre el empedrado y felicitar a “Edurne, la villalbina que ganó en Eurovisión 46 años después”.

Y si es que no, pues no pasa nada. Porque habremos pasado un buen rato en una jornada de reflexión en la que, por lo general, lo que menos se hace es eso: reflexionar. Y a las pruebas me remitiré el día siguiente un par de horas después del cierre de las urnas.

enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

Comentarios (0)

Subscríbete al boletín

Recibe todas las noticias en tu correo

Política de privacidad

O recibe las noticias en tiempo real vía RSS

La Voz de la Sierra TV

ver más vídeos
NOTICIAS DE LA SIERRA
Diseño y desarrollo web: Webea Estudio
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando indicas que estás de acuerdo.
Política de cookies +