La Voz de la Sierra

Lunes, 23 de Octubre de 2017

opinionCollado Villalba

Ideas “made in Aguirre”

Un artículo de Luis de la Calle.

2014-11-18
enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

La penúltima “ocurrencia” de doña Esperanza Aguirre ha roto de nuevo todos los esquemas. Ciertamente, la presidenta regional del PP se supera con cada iniciativa.

En esta ocasión, para justificar su “síndrome confusional” (qué forma de ponerse de moda determinadas dolencias psicológicas) en torno a Granados y todo lo relacionado con la “trama púnica”, puso en marcha los exámenes. Interrogatorios “sumarísimos” a los que debían someterse los llamados a suceder en el cargo a los alcaldes marcados por la operación y cesados por la dirección del partido.

Pretendía Aguirre emular la fórmula europea a la hora de elegir a sus comisarios. Con una diferencia que marca las distancias: a los comisarios los interrogan todos los partidos del espectro parlamentario.

En el caso de Collado Villalba, Mariola Vargas, en cuya persona concurría, además, la fortuna de ser la primera candidata en aparecer en la sede de Génova y someterse al análisis profundo y minucioso de un buen ramillete de cámaras y medios de comunicación que llevaban el evento en vivo a todos y cada uno de los rincones del país. Ser la primera tenía estos “privilegios”.

Es de suponer que poca o ninguna apetencia tendría la candidata Vargas de ser protagonista de la tarde del miércoles en todos los círculos mediáticos y vecinales. Y que de haber mostrado su postura en contra, seguramente ahora no sería alcaldesa de Collado Villalba. Pero ahí la pudimos ver: aparentemente imperturbable y serena. (Tambien es cierto que varias horas de ensayo tienen que notarse…)

Tan serena que no transformó un solo músculo del rictus al escuchar determinadas preguntas que, en condiciones normales, hubieran supuesto la hilaridad incontenible de todos los presentes.

Estoy convencido de que la candidata Vargas no era consciente en esos momentos de la trascendencia de cada una de las sílabas que saldrían de su boca. De haberlo sido, habría meditado algunas respuestas. Al margen del resto de respuestas, ya sobradamente conocidas por todos, utilizar una expresión del castellano clásico, aunque ya prácticamente en desuso como “no soy un perro judío” le supuso la crítica exacerbada de la Federación Española de Comunidades Judías.

Por fortuna no se vio obligada a utilizar otras expresiones como “tendremos que trabajar como chinos”, que sin duda hubieran supuesto un auténtico conflicto diplomático con el gigante asiático.

Mariola Vargas superó la prueba, según su partido, que la calificó como “apta” el día antes de su toma de posesión. ¿Y si hubiera suspendido? No quiero ni imaginarlo…

En fin… cómo habrá sido el espectáculo que hasta la oposición municipal lo consideró vejatorio y el mismísimo Ignacio González, el presidente de la Comunidad de Madrid, opina que este tipo de pruebas son “mejorables”.

Las ocurrencias de Aguirre (a las que, por cierto, ella jamás se somete) son, como decían en mi pueblo, “ideas de Carpanta”. Lo malo es que esta se le ha ocurrido unos cuantos años tarde. De haberla puesto en práctica en su momento ¿habría considerado “apto” a Francisco Granados?

enviar imprimir

Compartir: Compartir en Facebook 

Comentarios (0)

Subscríbete al boletín

Recibe todas las noticias en tu correo

Política de privacidad

O recibe las noticias en tiempo real vía RSS

La Voz de la Sierra TV

ver más vídeos
NOTICIAS DE LA SIERRA
Diseño y desarrollo web: Webea Estudio
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando indicas que estás de acuerdo.
Política de cookies +